“Para poder convencer, antes, debemos estar convencidos”
- Javier Carrizo

mi historia

Nací el 6 de septiembre de 1983. Crecí en Villa Dominico, un barrio de la localidad de Avellaneda, al sur de la provincia de Buenos Aires, Argentina. El camino que recorrí no fue fácil aunque el aprendizaje que obtuve y el empuje que forjé hicieron de mi personalidad una herramienta importante en mi vida. Pasé de sentirme con muy pocos recursos a entender que quería hacerme, de a poco, un lugar en el mundo del trabajo y en la sociedad en general. Como les pasa a muchos chicos, durante la escuela primaria me sentí “un 0 a la izquierda”. Sin embargo, con el tiempo y casi como un designio, entendí que para ser protagonista de mi vida, tenía que hacerme presente. Fue entonces cuando al comenzar el secundario decidí no ser más “invisible”. Y el barrio, se transformó en el primer testigo del comienzo de mí transformación. Esta etapa tampoco fue sencilla, crecer buscando equilibrar la rebeldía con el deseo de ser un hombre independiente que se pudiera realizar. En plena adolescencia y luego de haber comenzado a trabajar hacía algún tiempo, continué mis estudios secundarios en una escuela nocturna. Ambas situaciones me enseñaron, a muy temprana edad, que la vida es realmente una experiencia compleja de sobrellevar. Desde allí y hasta pasados los 20 años trabajé en todo lugar en el que me dieran una oportunidad. En varias de esas experiencias atravesé momentos complicados. Con los años entendí que esas vivencias me nutrieron para sumar valor en el siguiente trabajo. Quería y necesitaba evolucionar. Poder crear y desarrollarme como un emprendedor pero antes debía aprender más. A partir de diferentes trabajos donde tuve la posibilidad de vincularme con otras personas comenzó una transformación. Se activó en mí el interés por la ayuda social, hacer algo por los otros.

De casualidad entré en el mundo de la logística y el comercio exterior como cadete en una pequeña empresa, al poco tiempo, trabajé en una compañía mediana como asistente y pocos meses más tarde, conseguí entrar a una organización importante del mismo rubro. Habiendo conocido la industria, decidí fundar mi primera compañía donde pude materializar lo aprendido hasta ese momento. Comencé a gestionar equipos de trabajo y a buscar escala en lo que hacía. Descubrí que mi verdadera vocación era acompañar a la gente, armar equipos en pos de un objetivo en común, ayudar a otros a realizarse y que otros me acompañen en mi camino. Todas esas historias que fui viviendo de joven, todos esos interrogantes, empezaron a cobrar sentido. Comenzar a viajar por el mundo me permitió observar aún más de cerca las distintas realidades. Seguir aprendiendo y estimulando mi curiosidad. El resto, mi historia más reciente, los últimos 10 años de mi vida, se vieron signados por la creación de empresas, vivenciar el éxito y también muchos fracasos, viajes que me siguieron haciendo crecer y aprender, la responsabilidad de saber que mis decisiones son importantes para aquellos que trabajan conmigo y por sobre todo formar mi propia familia que son uno de los motores más importante en mi vida. Hasta ahora puedo decir que pude disfrutar del camino y que espero continuar haciéndolo. Sé que no todo depende de mí pero estoy convencido que cada uno elige su propio rumbo. Estoy agradecido por tener la oportunidad de elegir quien quiero ser, por las personas que me ayudaron y me permitieron ayudar. Me queda mucho camino por transitar, y desde luego, estoy entusiasmado por lo que sigue.

Fundador & Ceo
Fundador & Director
Project Advisor

Coach ontológico
profesional

Coach sistémico
organizacional

Formador
de líderes

1er dan
sipalki