Se va un año complejo para la logística

En 2021 se mantuvieron las restricciones en los distintos eslabones de la cadena de abastecimientos con falta de buques, de aviones y contenedores. Los efectos de la pandemia continúan afectando al transporte, la logística y el comercio exterior.

Transport & Cargo citó a importantes referentes del rubro logístico para efectuar un balance del año que finaliza e intentar conocer qué depara el futuro par 2022.

Dos fueron las preguntas:

1- ¿Cuáles fueron los hechos más destacados de 2021 en el sector transporte y logística?

2- ¿Qué perspectivas observa para 2022?

Marcello Vaccari, managing director del grupo VACLOG – RVA.

1- Durante el año 2021 seguimos conviviendo con las restricciones. En la primera parte del año, se notó el impacto de no tener vacunas disponibles, esto nos impidió aumentar la actividad económica más rápido. Siguió siendo un año de restricciones logísticas que se fueron corriendo a través de los distintos eslabones de las cadenas logísticas. Fábricas que pararon o trabajaron al 50% (afectó mucho Asia), puertos de China que cerraron, falta de buques, falta de aviones agravado en Argentina con la reducción de vuelos por el cupo de pasajeros, falta de contenedores, falta de espacio, roleos etc. Estas limitaciones logísticas las sintió y siente el mundo entero; impulsan costos, precios e inflación. En nuestro país se sumó expansión monetaria como combustible adicional de la inflación y restricciones cambiarias, de licencias SIMI; es decir barreras para controlar y disminuir las importaciones, que si las vinculamos con el PBI son imprescindibles para crecer. Por otra parte, la brecha cambiaria aumentó, de la mano a la resistencia a acomodar la macro y acordar con el FMI. Sin embargo, si comparamos el año 2021 versus el año 2020 podemos decir que la pandemia afectó menos, aunque seguimos administrando pobreza, escasez y la falta de crecimiento de la actividad económica y del empleo. Somos un país en términos económicos cada vez más pequeño.

2- Con respecto al 2022, en primer lugar, espero que el mundo haya aprendido la lección, no podemos depender tanto de Asia (en especial China) como fuente de abastecimiento; hay que diversificar geográficamente la oferta, aunque cueste más. Suponemos que el Mundo se irá acomodando y saliendo de la pandemia (siempre que no aparezca algo nuevo) y tolerando una inflación mayor. En cuanto a Argentina, la incertidumbre es mayor porque todavía faltan definiciones importantísimas. Siempre se discute el pasado y sus culpas, se apagan algunos incendios del presente inmediato y no se dialoga, acuerda y define hacia dónde ir. Esperamos que no se demore más llegar a un acuerdo con el FMI porque la deuda existe, nos condiciona y necesitamos dólares para pagar importaciones imprescindibles para crecer. También necesitamos que las exportaciones se liberen y exploten, sólo aumentaron en 2021 porque aumentaron los precios, pero los volúmenes siguen siendo casi los mismos. Hace 70 años que esperamos el aluvión exportador sumando al campo otras potencialidades como por ejemplo minerales, petróleo, energía, conocimiento, etc. todo lo que nos permita generar muchos dólares para dejar de administrar tantas restricciones.

Guillermo Misiano, presidente de PTP Group

1- El sector y la industria mostraron, por un lado; la capacidad de adaptación y flexibilidad que tienen para hacer frente a escenarios adversos de forma casi inmediata, en parte por la anticipada y forzada implementación de cambios en cuanto a TICS, procesos y adopción de herramientas; y por el otro, lo frágil que es el modelo de cadenas de suministro en ciertos aspectos y el alcance del impacto que pueden tener eventualidades puntuales, como por ejemplo la obstrucción del canal de Suez o la falta de contenedores a nivel mundial.

2- Nos gustaría creer que el historial de desarrollo operativo de los últimos años, y que se ha acentuado notablemente con el efecto de la pandemia Covid-19; podría significar el inicio de esfuerzos por parte de los distintos organismos públicos para comenzar a desarrollar y aterrizar acciones y herramientas concretas, que contribuyan a agilizar y optimizar los circuitos, procesos y mecanismos que gobiernan hoy las cadenas de suministro y logística de la región.

Por ejemplo, desde el punto de vista aduanero, la integración de sistemas y facilitación de procesos; desde el punto de vista financiero, la implementación de planes para fomentar la inversión y desarrollo en cuanto a energías renovables, eficiencia energética y estructuras operativas; y desde el punto de vista regional, hablando como operador de la hidrovía; el inicio de políticas regionales integradoras que faciliten el desarrollo humano de toda la región de influencia.

Enrique Loizzo, presidente del Centro Despachantes de Aduana

1- El año 2021, que ya termina para el comercio exterior, realmente fue un año muy particular, los coletazos de la pandemia mostraron una arista que no cocíamos

En lo global, el comercio exterior siguió funcionando y los Despachantes en todo el mundo, trabajamos muy duro para que así sea. Tuvimos que ver como se acomodaban las Aduanas a las necesidades de una nueva operatoria atípica y como el comercio exterior, debía ser respaldado desde los estados para poder seguir proveyendo a los países de bienes y servicios, aparecieron cuestiones que no estaban en la mente de nadie como por ej. el exponencial aumento de los costos de fletes marítimos internacionales y la falta de contenedores lo que llevo también a incrementar los costos logísticos conexos.

En el ámbito local, se trabajó duramente para poder seguir con la operatoria diaria, pero la imposición de controles de cambio y espera de autorizaciones de licencia importación jugaron un papel importante a la hora de poder tomar decisiones de parte de los operadores

Las exportaciones fueron creciendo en un marco muy particular, tratando que se pusieran la cabeza del comercio exterior, ya que su crecimiento indudablemente genera las divisas tan necesarias para nuestro país

2- El 2022, que ya está llegando, nos debería encontrar tanto a nivel global como local, con mayor seguridad comercial y jurídica. Se espera, según los especialistas, que la crisis de los fletes pueda ir resolviéndose en un plazo no tan largo y esto es fundamental porque es necesario poder bajar esos costos que llegan al consumidor sin duda alguna

En el caso local, que sigue generando una tensión particular, los operadores del comercio exterior necesitan encontrar respuestas sobre las cuestiones cambiarias y la agilización de autorizaciones de importación, que a diferencia de otros países es sumamente compleja

Es necesario aumentar sin duda alguna el nivel de exportaciones, pero no solo en valores, necesitamos tener más empresas exportadoras que lleguen a diferentes mercados donde se puedan colocar nuestros productos.

Javier Carrizo, CEO de Gea Logistics y director de Movant Connection.

1- El 2021 fue un año desafiante para los profesionales y las organizaciones del sector en todo el mundo. Cambios en las modalidades de consumo, inflación global, sobredemanda, aumentos exponenciales en los fletes marítimos, falta de mano de obra calificada, restricciones al tránsito de mercancías y un desajuste generalizado en el funcionamiento habitual de las cadenas de abastecimiento internacionales, dominaron la agenda diaria de los responsables en la toma de decisiones estratégicas.

2- Actualmente, nos encontramos ante un mundo cada vez más híper conectado, pero que, a la vez, y de cara a 2022, muestra cierta tendencia hacia la regionalización de la producción y el consumo, en busca de acortar las cadenas logísticas y su incertidumbre asociada.

En este contexto, la poca visibilidad sobre el corto plazo representa el denominador común que une a los diversos protagonistas del sector. Es por eso que considero que el cambio de paradigma hacia un esquema de trabajo más colaborativo, basado en asociaciones estratégicas entre organizaciones y profesionales, puede ser clave para continuar abasteciendo y seguir desarrollándonos en un mundo que cambia y que seguirá cambiando.

Ángel López, gerente general de Tecmaco, distribuidores oficiales de los productos Kalmar para Argentina.

1- Destaco del 2021, la vuelta al trabajo, el foco en la producción, los encuentros para lograr consensos y las distintas herramientas de promoción que el gobierno está impulsando. Hay industrias con distinto impacto, el petróleo y la naval son dos ejemplos positivos.

2- Se deberán lograr los mismos resultados en el resto de las industrias para salir adelante, personalmente veo una oportunidad en la minería y los alimentos.

Nicolás Soldatich, economista

1- Sin duda el 2021 ha sido un año desde el punto de vista económico e institucional muy particular, que afecto la Micro, la Macro y la política por igual, gobernadas por las indefiniciones y la incertidumbre, profundizando los problemas estructurales de la economía, salvándose solo el comercio exterior por incidencia de los buenos precios internacionales de las materias primas, que a su vez ayudaron al crecimientos de las MOA que junto a una tenue recuperación de la actividad industrial limitada por las restricciones cambiarias y falta de divisas salvaron el año en términos cualitativos y cuantitativos.

2- El 2022 año será sin dudas un año de definiciones y sinceramientos en términos económicos y políticos, no exentos de tenciones como las generadas por un presupuesto irreal y poco serio. Se da por descontado un acuerdo con el FMI que tranquilicen el sector externo, pero en conocimiento de ambas partes de la imposibilidad de cumplirlo, pero con la expectativa de limitar la emisión monetaria, el gasto, la política fiscal, y mejore las cuentas públicas, permitiendo aprovechar los buenos precios internacionales que se sostendrán, y que el comercio exterior le dé una chance, al ciclo económico y político que se inició en 2003 para que encuentre su final en el 2023 de una forma más armónica que el último ciclo que empezó a terminar hace 20 años.

Delia Flores, presidenta del Grupo Empresarial de Mujeres Argentinas (GEMA).

1- Los fletes marítimos nos han estado dando más de un dolor de cabeza: la falta de contenedores, el aumento irracional de los costos de los fletes marítimos, los atrasos. Y el servicio pésimo. Todo esto conforma un círculo vicioso de gran dimensión, difícil de prever cuando termina, o cuando se normaliza. Todo indica que continuara a lo largo del 2022.

Esto afecta a la economía global. Se siente falta de productos incluso en USA. Por otro lado, se nota claramente el reemplazo de proveedores, la búsqueda de proveedores más cercanos donde Brasil está siendo bastante beneficiado.

La suspensión de las exportaciones de carne nos hizo perder volumen de exportaciones beneficiando a nuestros vecinos, y reforzando la imagen que tanto nos afecta en el exterior, de «poco serios».

Las restricciones a las importaciones, las complicaciones de los fletes marítimos, sumado a los permanentes cambios en los requerimientos del Banco Central para realizar los pagos al exterior, hizo que se sintiera el abastecimiento de la materia prima, y la cadena global de valores. Esto dentro del marco de creciente proteccionismo post pandemia a nivel mundial, y los aumentos en los precios de los fletes.

2- Espero que en el 2022 se normalicen los fletes marítimos, podamos realizar nuestros pagos a proveedores del exterior con mayor normalidad, y que nuestras relaciones internacionales se fortalezcan, si queremos aumentar nuestras exportaciones es menester fortalecer nuestras relaciones, abrirnos al mundo, insertarnos en él. Y cumplir con. Nuestros compromisos. Por último, como impulsora de la mujer empresaria, deseo que cada vez haya más mujeres exportadoras, más mujeres en comercio exterior y en logística internacional..

Artículo publicado originalmente el 22 de Diciembre de 2021 en El Cronista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *