Indicadores para la mejora continua en logística

La logística conecta permanentemente y no se detiene en ningún momento. El mundo necesita estar en constante movimiento, seguir su curso En eSea a través de un proceso de planificación concreto o más intuitivo, siempre buscamos un norte hacia el que nos orientamos. Para ser eficientes en la consecución de estos objetivos, es preciso que estemos en constante revisión de las acciones que nos conducen hacia ellos.

Es por este motivo que los indicadores, aquellos que dan cuenta del avance de nuestra gestión, se transforman en una herramienta fundamental y de consulta permanente. Estos se deben diseñar y adaptar a nuestra actividad para que puedan medirse de forma correcta, asegurando la disponibilidad de la información para que se pueda generar la inteligencia necesaria para la toma de decisiones.

Todo parte de los objetivos. Estos deben ser alcanzables, deben tener una intención, una medida y un plazo, por lo tanto deben estar respaldados por un análisis de situación previo y tener una proyección a futuro. Si los objetivos son muy altos seguramente van a influir en nuestra percepción sobre la satisfacción de los mismos. Es por eso que debemos ser cuidadosos en este sentido. Ser cuidadoso no implica que sean menos importantes.

Te puede interesar: Claves para la toma de decisiones efectivas

Puede ocurrir que al medir estos parámetros, el análisis nos demuestre que el proceso funciona acorde a planificado, sin embargo, también pueden existir desvíos que nos invitarán, primero, a entender las causas raíces que originaron los mismos, para luego volver al curso de acción o bien re-pensar el objetivo si fuera necesario. En síntesis, lo que buscamos siempre es la mejora continua.

Indicadores en logística

En logística, como en cualquier actividad, los indicadores son esenciales. Permanentemente estamos atravesados por mecanismos que miden nuestro desempeño en el servicio que ofrecemos. Por ejemplo, si un proceso logístico no funciona acorde a lo definido entre las partes, todo el proceso se ve afectado en su rendimiento, por lo que hay que estar atentos a los indicadores que miden su desempeño.

De esta manera, podemos adelantarnos a la resolución de posibles inconvenientes, atender incidentes de forma rápida y efectiva y detectar situaciones de mejora para agregar valor a nuestros servicios y posicionarnos en un mejor lugar. 

Es importante estar informados, tomar conciencia de dónde estamos ubicados en relación a lo que habíamos definido para entender, adaptar y mejorar constantemente nuestro trabajo e implementar estrategias sustentables a mediano y largo plazo. 

Lo que no se mide, no se puede gestionar. Lo que no se mide, no se puede mejorar.

Artículo publicado originalmente el 01/09/2020 en Énfasis Logística